El Cercado de la Alpujarra El Cercado de la Alpujarra
Reservar

Sierra Nevada

Naturaleza:

El cercado se encuentra inmerso en pleno corazón del parque natural de Sierra Nevada, un espacio donde se concentra la mayor biodiversidad del continente. Sierra Nevada ocupa una considerable superficie de las provincias de Granada y Almería. Con una extensión de 169.239 hectáreas protegidas por el parque natural, que incluye 60 municipios de las comarcas naturales de El Marquesado del Zenete, Valle de Lecrín, Sierra Nevada Poniente, la cuenca del río Nacimiento y, por último, la Alpujarra, tanto granadina como almeriense. El pico del Mulhacén con sus 3.481 metros es la cumbre más alta de la Península Ibérica y hay además 20 picos que sobrepasan los 3.000 metros, entre ellos el Veleta y la Alcazaba del Mulhacén.

 

Flora

Variedad y riqueza son, sin duda, los mejores calificativos que pueden definir la flora de Sierra Nevada, con más de 2.000 especies vegetales, de las 8.000 que componen la flora española, lo que representa una cuarta parte.

Pero, es la singularidad lo que más caracteriza a la flora del macizo, al albergar al menos 66 endemismos locales o especies exclusivas, como la emblemática estrella de las nieves.

En el entorno de El Cercado, son los castaños, nogales y fresnos, la vegetación dominante, junto con los cultivos mediterráneos tradicionales, almendros, vid, olivos....

En las solanas aparecen bosques de encinas, algunos muy bien conservados, como el de Bayárcal.

Hermosos castaños crecen en zonas con alta humedad edáfica, como barrancos, acequias y manantiales, formando masas bastante naturalizadas.

Los bosques de ribera son comunes en la zona, bordeando los cursos de agua que discurren por los barrancos. Choperas, saucedas, alisedas y fresnedas forman estas comunidades, generalmente acompañadas de una orla espinosa de zarzas, escaramujos, agracejos y majuelos.

A mayores altitudes, son los cascajales (acumulaciones de piedras), junto a los roquedos y borreguiles (pastizales húmedos de alta montaña), los que albergan la mayoría de las especies endémicas. La violeta de Sierra Nevada, que vive en los canchales, bien adaptada al continuo desplazamiento de las lajas, la manzanilla de la sierra, presente en pedregales y roquedos, y la estrella de las nieves, cubriendo los Borreguiles.

En las proximidades a los núcleos rurales, la vegetación natural ha sido sustituida por cultivos de secano (cereales, vid y almendros) y de regadío (cerezos, manzanos y nogales), con especial importancia estos últimos en la Alpujarra.

 

Fauna

Sierra Nevada posee además un gran número de invertebrados endémicos, de los que 15 son mariposas, como la Parnasius apollo nevadensis, 37 coleopteros endémicos, como el Iberocardium loquinii y 90 especies exclusivas de insectos acuáticos. Las aves forman una comunidad muy importante y bien representada. En los pastizales nevadenses de alta montaña en el piso crioromediterráneo podemos encontrar el acentor alpino (Prunella collaris), la collalba gris (Oenanthe oenanthe), la alondra común (Alauda arvensis), la bisbita campestre (Anthus campestris) y el colirrojo tizón (Phoenicurus ochrurus). Entre los roquedos podremos observar al roquero rojo (Monticola saxatilis), que debe su nombre a la coloración roja del pecho del macho que contrasta con el negro azulado de su cabeza.

Se pueden observar algunas bandadas de chova piquirroja que viven en roquedos y oquedades. En los tajos y peñones habita el águila real.

Entre los mamíferos, destaca la presencia de la cabra montes, el jabalí, el zorro y el topillo común. Entre los reptiles hay que destacar la presencia de la lagartija ibérica que puede ascender por encima de los 3.100 metros de altitud. Durante el otoño, la alta montaña puede recibir la visita del mirlo capiblanco, jilgueros y grupos de cernícalos, incluso se ha llegado a ver milano negro y buitre común.

En los enebrales destaca la víbora hocicuda además de Búho real, roquero rojo, mirlo capiblanco, pardillo, cogujada común, cernícalo común, ratón de campo y comadrejas.

En el sabinar son frecuentes las cabras hispánicas, además de águila real, águila calzada, carbonero garrapinos, pardillo, collalba rubia, cogujada montesina, escribano hortelano vencejo real y entre los reptiles, además de la víbora hocicuda encontramos al eslizón ibérico entre otros.

Entre encinares y melojares encontramos a la paloma torcaz, la tórtola, pito real, reyezuelo, cuco, arrendajo, azor y gavilán. Los mamíferos están representados por el gato montes, la garduña, la gineta, el jabalí, el lirón careto, el ratón de campo, la musaraña común, el murciélago ratonero y sobre todo por la cabra montes.

Entre los reptiles encontramos la culebra de escalera, lagartija colilarga, la lagartija ibérica, el sapo común y el sapo corredor. Entre los visitantes de primavera podemos encontrar al reyezuelo, los mosquiteros, las currucas y al pinzón vulgar.

El tejón y la gineta aunque comunes, son muy difíciles de ver ya que presentan hábitos nocturnos.

En los pueblos de Sierra Nevada sobre todo en los de la alpujarra son habituales los animales domésticos usados para la labranza del campo, así el burro, en peligro de extinción , el mulo y el caballo son frecuentes, así como gallinas, palomas, perros domésticos, gatos, cabras, ovejas, etc.

 

Sumérgete en Sierra Nevada haciendo ecoturismo.

Galería de fotos